Entrevista María Giménez de Cala

Foto Elizabeth Siddall

Entrevista – María Giménez de Cala

Hoy contamos con la suerte de poder entrevistar a María Giménez de Cala, la intérprete de la obra Elizabeth Siddall, obra de teatro que pueden ver los sábados de este mes de febrero en el Teatro de las Letras.



TdL: Buenas tardes María. Encantados de tenerte con nosotros en el Teatro de las Letras. Antes de adentrarnos en tu obra, cuéntanos un poco de ti María, ¿cómo te iniciaste en el mundo del Teatro?

MGdC: Empecé de niña, en el colegio me lo pasaba genial en las funciones de Navidad, luego, me apunté a la primera promoción de la Escuela de Arte Dramático de León y así comenzó mi andadura. Estuve en una compañía de teatro de calle "La Danaus", haciendo bolos por los pueblos, con pirotecnia... en ese momento descubrí que el teatro formaría parte del resto de mi vida, fui muy feliz.

TdL: Elizabeth Siddall es, para la gran mayoría de los mortales, una gran desconocida. En tu caso, ¿cómo llegaste al conocimiento de Elizabeth Siddall?

MGdC: Todo comenzó en un taller con Will Keen, estuve preparando el personaje de Ofelia de "Hamlet" (William Shakespeare), observando el cuadro de Millais durante semanas, pero nunca me paré a pensar quién era la modelo. Una tarde, salía del teatro y me dejé caer por una tienda de libros y discos antiguos, entonces, encontré con un libro que decía "MUJERES OLVIDADAS DE LA HISTORIA" y apareció "Elizabeth Siddall"... me dí cuenta de que llevaba semanas viendo el cuadro, pero que nunca me había preguntado quien era la mujer que posaba.

Yo estaba en plena búsqueda de un personaje, llevaba años sin crear nada, y me encontraba en un momento ideal para crear..., me fui al mar, a Tarifa, en verano el mar siempre tiene las respuestas a todo, escribí un diario y cuando volví a Madrid, me dí cuenta que que durante toda la semana no había dejado de escribir sobre ella, entonces sentí que tenía algo que contar, a pesar de que plantearme un espectáculo de producción propia con un personaje desconocido y siendo un drama, era toda una locura en estos tiempos ...

Tuve muchas dudas, la gente me decía que el mundo quería comedia, que esto no era vendible, que no lo hiciera, que yo soy muy cómica..., pero al final me dejé llevar por mi intuición; ella necesitaba existir en su época y yo en la mía, era el momento ideal para hacer algo así.


Enlace a la página de Elizabeth Siddal

TdL: Si tuvieras que describirnos a Elizabeth en pocas palabras... ¿en que te centrarías?

MGdC: Mujer valiente, creadora, romántica, misteriosa, tenaz, fiel.

TdL: ¿Qué es lo que más te sedujo de Elizabeth para que decidieras interpretar este personaje.?

MGdC: Que fuera modelo, pintora y escritora en aquella época era casi impensable, que debió ser una mujer muy valiente y especial, pasar de vender sombreros a ser un referente en esa época me parece increíble.
Sabiendo que no venía de una clase social muy alta, todo lo que hizo en su vida fue a base de mucho esfuerzo y trabajo, la admiro un montón.

Su piel blanca, su cabello rojo..., me sentí identificada con su aspecto físico y con la idea de existir, mujer olvidada..., yo soy actriz no famosa, deseando existir como ella, cada una en nuestra época, y eso me llevó a vincularme mas a ella.

TdL: María, bajo tu punto de vista ¿Qué es lo que el público va a descubrir al conocer a este personaje a través de tu piel?

MGdC: Descubrirá que todos hemos podido ser Elizabeth en algún momento de nuestras vidas, como vivimos el amor, el desamor, como deseamos agradar, como queremos formar una familia, como nos enfrentamos al duelo..., hasta que punto el arte puede salvarnos de la tristeza, hasta que punto el paso del tiempo nos llena de arrugas en cuerpo y alma, y eso no lo podemos cambiar por mucho que lo deseemos, momentos de la vida que te marcan por una enfermedad y tu vida cambia por ello, y tu no lo eliges, sucede.
Creo que es inspiradora, eso me lo dicen mucho. Si deseas hacer algo con tu vida, hazlo ya, no esperes y ten cuidado con lo que te dice la sociedad, quizás no encajas con los prototipos que ordenan los tiempos, pero quizás eso es una suerte y podrás salvarte.

Conocerán a una mujer contemporánea porque no estamos tan alejados de ella.
Que todas podemos ser Elizabeth en algún momento de nuestra vida

Image
Image

TdL: ¿Qué aporta María Giménez a Elizabeth?

MGdC: La María actriz se desnuda por completo ante Elizabeth, me he estado preparando físicamente para el personaje con una dieta estricta, mucho deporte... sabía que la María actriz debía hacer un cambio, fue una idea de Paco Montes,  el director, y me pareció muy correcta la propuesta, he adelgazado 12 kg y ahora si me siento mas ella.
Mi entrega es absoluta, mi ser interior está disponible para darle a Elizabeth todo ese poso que tiene y que quizás, yo a mi edad también he podido vivir, le puedo ofrecer muchas cosas, también he hecho mucho trabajo de investigación y me he inspirado a la hora de crear a Elizabeth en escenas de personajes como Blanche Dubois (Un tranvía llamado deseo ) Scarlett  (Lo que el viento se Llevó)..., este tipo de personajes están dentro de mis imaginarios, para hacer la construcción del personaje.

Aporto un viaje emocional, cada persona del público viaja conmigo y cada uno hace su viaje personal, eso es fantástico.

Paco ha hecho un trabajo de dirección fantástico conmigo, me ha ofrecido un camino lleno de posibilidades como actriz, definitivamente, sin él no lo habría conseguido, este trabajo de la María actriz ha sido posible porque detrás ha habido mucha entrega por parte de ambos.

TdL: ¿Te has enfrentado a lo largo de tu carrera profesional con un personaje tan complejo y a la vez tan comprensiblemente humano como Elizabeth Siddall?

MGdC: Pues este es mi segundo monólogo como actriz, el primero "Esperanza" fue diferente, ya que era una creación propia, un personaje que yo misma escribí.

Elizabeth ya existía, con lo cual el punto de partida es totalmente diferente , ella vivió en otra época, otras costumbres, entender el amor desde su vivencia, que está tan alejada de la mía propia, ha sido todo un reto.
Adaptarme a su físico, las poses de los cuadros... todo ese trabajo me ha enriquecido mucho como actriz.

TdL: Desde el comienzo de la Obra vemos a Elizabeth ya en estado decadente, presa de sus delirios. Desde el punto de vista puramente argumental, ¿porqué se acomete desde ese punto la obra?

MGdC: Elizabeth está en su casa esperando a su marido, en ese punto transcurre toda la obra, porque justo en ese punto? Porque la vida es una espera continua y mientras esperamos en la vida real, recordamos anécdotas, emociones, ilusiones... es un momento en el que puede suceder de todo, por ello empieza así.

TdL: De los múltiples calvarios que acosan a Elizabeth, hay alguno que en lo profesional te suponga un reto escénico a la hora de la interpretación.

MGdC: Sí hay muchos, sobre todo que hay que estar físicamente muy en forma para sostener la función tu sola durante una hora  y emocionalmente hay muchos cambios de registros en muy poco tiempo, eso a nivel actoral, no es fácil.

Es maravilloso poder enfrentarme cada sábado a esos retos, me anima a seguir trabajando para seguir creciendo y tengo mucho camino que recorrer, pero el actor es un atleta emocional, así que, ahí estamos.

TdL: En cuanto a mujer y artista... ¿cuánto te concierne la obra? ¿cuánto os dais mutuamente tú y el personaje?

MGdC: Me siento muy identificada, ambas somos mujeres artistas; yo también escribo, he posado, no he vendido sombreros, pero te aseguro que soy una buena comercial... todo está conectado, lo siento así, este personaje era para mí.

Creo que me balanceo entre el mundo de Elizabeth y el mío, por momentos se solapan de manera natural, Elizabeth me ha dado mucha ternura, su manera de entregarse a su profesión, entregarse al amor, su fragilidad y su fuerza ,he aprendido mucho de ella, creo que fue muy generosa con Dante y con la manera de vivir su arte.

TdL: Al final de la obra muestras una parte íntima a través de tu propio diario personal.
He podido comprobar en el escenario que el público realmente comparte contigo ese momento con asombro. ¿Donde quieres llevar este momento, que pretendes "tocar"?

MGdC: Fue una idea de Paco Montes, como actriz suelo hacer diarios de los ensayos, uno de estos calló en sus manos y, me propuso meter la carta de manera casual, al principio me dio mucho pudor, pero me hizo comprender que era necesario, que la conexión que tengo con Elizabeth era muy bonita y teníamos que compartirla con el resto del mundo. Comprendí que si metía la carta era cerrar un círculo entre las dos, simplemente es una apertura de la María actriz con el personaje , qué pretendo tocar? pues es una entrega total, cuando te entregas en cuerpo y alma el público sigue viajando contigo.

Toco lo humano y lo artista que van juntos y no se pueden separar, el público puede ver lo que no se ve, les hago partícipes de mi aventura con Elizabeth y creo que les emociona tanto como a mi.

TdL: Profesionalmente el encarnarte y sentir a Elizabeth Siddall en tu propia piel, ¿qué te ha aportado?

MGdC: Elizabeth me ha ha dado el regalo mas bonito que se le puede dar a una actriz: existir, actuar, que la gente venga a verme y que mi trabajo guste.

Como productora me ha dado mucha satisfacción saber que mi idea podía funcionar, aunque no ha sido un camino fácil, también tengo un equipo de personas maravilloso que aman el proyecto y que sin ellos no habría sido posible.
Para que yo esté ahí sola en el escenario, hay mucha gente trabajando muy duro, sin su apoyo, no podría haber hecho realidad mi sueño.

Me ha hecho crecer, saber que si trabajas duro, al final las cosas salen, pero que es un camino largo y cada vez que te subes al escenario es un viaje diferente.

Saber que tienes una función todos los sábados, es de lo mejor que me ha sucedido en mi vida, me ha aportado mucha felicidad, ver los rostros emocionados de la gente, saber que han viajado con Elizabeth, saber que he despertado algo de dentro de ellos, que salen diferentes de como han entrado, eso es maravilloso para una actriz.

Me ha aportado mucho conocimiento como actriz , mis manías, mis rutinas, mis músicas antes de actuar, mis silencios, mis estiramientos... está siendo un gran aprendizaje, mi capacidad de improvisar, mi nivel de exigencia, los nervios antes de comenzar... los actores nos castigamos mucho.

Saber cuando tienes que respirar y dejar fluir sin prisa.... es todo un camino de aprendizaje brutal, creo que lo mejor de esta profesión es que siempre estás comenzando, cada función es como la primera vez .

TdL: Muchas gracias por tu tiempo María, ha sido un placer este momento que nos has dedicado y quería darte personalmente la enhorabuena por tu interpretación en la obra. Realmente es fantástica. Gracias por acercarnos esta historia de la gran desconocida.

MGdC: Muchas Gracias a vosotros por haberle dado la oportunidad a Elizabeth Siddall de que navegue por vuestra sala .