Entrevista Belén Caccia

Retrato Belén Caccia

Entrevista – Belén Caccia

Actriz del unipersonal "estereotipas"

Hoy tenemos con nosotros a una actriz muy especial, Belén Caccia, que nos sorprenderá este viernes 31 con su unipersonal "estereotipas".


TdL: Buenas tardes Belén, un placer poder compartir contigo este momento de encuentro.
Belén, en Latinoamérica y más concretamente en tu país, Argentina, eres un referente del humor, pero para el público español, que aún no hemos podido disfrutar de tu trabajo...
Cuéntanos... ¿quién es Belén Caccia?

B-C: Belén Caccia es una observadora que no puede callar lo que ve. Tengo la suerte de encontrar humor donde no todos pueden hacerlo y adoro compartirlo con los demás. Ok, otros descubren vacunas que salvan vidas o fórmulas para minimizar el calentamiento global, yo encuentro humor...cada uno con sus talentos. Pero créeme que puedo hallarlo incluso donde parecería imposible hacerlo. Soy la Dora la exploradora del sentido del humor.
Resulta raro describirse una misma, podría decirte que quienes me vean en el teatro, tendrán la respuesta fragmentada en cinco personajes. Claro que quizá al mismo tiempo se encuentren con la respuesta a "quiénes son ellos mismos".

TdL: ¿Aparte de tu proyecto teatral y tu carrera como humorista en qué otros proyectos estás inmersa?

B-C: Esa pregunta está muy bien para mí porque no puedo parar de generar cosas. Soy actriz y amo todo lo que es teatro. Aunque la comedia es mi instinto natural. Pero describiría mi carrera como "teatrista", que es como se llamaba mi programa de radio en Buenos Aires.

Tengo una pasión paralela totalmente compatible con la comediante que vive en mí, que es la enseñanza y la implementación de técnicas teatrales, fuera del ámbito teatral.

Soy profesora de teatro y me dedico hace machismos años al teatro motivacional, es decir, teatro para no actores, y a la oratoria tanto a particulares como en instituciones y empresas. Mi propuesta "Teatro para la vida" está comenzando a instalarse aquí en Madrid y me da muchísimo placer porque es un proyecto con cierto lado "altruista" ya que presenta verdaderos cambios positivos en la vida cotidiana de las personas y si tu vida laboral se reparte entre hacer reír a la gente en el teatro por la noche y guiarla, acompañarla o entrenarla para que su calidad de vida mejore, durante el día...digamos que la persona a la que estaré haciendo más feliz es a mí misma. Tengo la fortuna de compartir este proyecto con Fanny Vega, que es una inspiración además de una gran compañera.


Enlace a la página de Estereotipas

TdL: Este próximo viernes tendremos la oportunidad de ver tu unipersonal "estereotipas". ¿Qué se va a encontrar el público?, ¿Cuál es tu propuesta escénica?

B-C: Es una puesta sencilla desde el punto de vista técnico, que si bien tiene ciertos toques "efectistas" ya que modifico vestuario y maquillaje yo sola frente al público, se apoya en un cien por ciento en la interpretación, ya que ha sido el resultado de años de giras. Y los espectáculos profesionales en gira tienen que estar pensados para adaptarse a cualquier sitio sin perder calidad. Si no, luego te encuentras con que en la capital era un show de diez estrellas y cuando llega a tu ciudad o pueblo tiene con suerte una estrella y a medio encender.
La propuesta escénica entonces corresponde a una relación directa entre actriz y público sin cuarta pared, donde cada uno de los cinco personajes comparte con los espectadores su realidad, que a pesar de ser algunas de ellas bastante sórdidas, logran carcajadas y empatía inmediata, mientras la obra en su totalidad se convierte de alguna manera en un potencial espejo donde cada uno encontrará similitudes o diferencias con su propia forma de ser. Todos tenemos algo de cada uno de estos personajes, ya verán. Cuesta admitirlo, pero ya verán.

TdL: ¿Cómo surgió la idea y el texto de Estereotipas, tiene alguna inspiración especial o particular?

B-C: ¡Soy yo! Que espanto que diga esto, dado que la obra tiene una visión cómica de la desgracia. Pero los artistas tenemos la ventaja de poder exponer nuestras peores miserias a modo de catarsis generando incluso, humor. Por ejemplo, mi mamá afortunadamente no tenía la profesión de la madre de uno de mis personajes, ella era educadora, sin embargo, de pequeña yo no terminaba de comprender de qué trabajaba porque tenía dos mil trabajos a la vez y no me quedaba claro cuando comenzaba uno y terminaba otro. El punto de vista luminoso e inocente de los niños, con respecto a la realidad oscura que podemos estar transitando los adultos, es un excelente punto de partida para una historia de ficción.
Entonces sin contar exactamente mi historia, baso las diversas historias de los personajes en vivencias o personajes que he conocido sin representarlos puntualmente a ellos. Son estereotipos casi grotescos de diferentes estilos de mujeres, que siempre te recuerdan o bien a otras personas que has conocido, o si eres lo suficientemente valiente y auto crítico, encontrarás puntos en común con ciertos rasgos de tu personalidad de los cuales reírte.
No intento representar a las personas con determinadas pasiones, sino de alguna manera, busco representar a las pasiones mismas encarnadas en personajes. Y todos hemos sentido pasiones.

TdL: En tu obra pasas de un personaje a otro sin dejar el escenario, encarnando a cinco "estereotipas" distintas de mujer. Hay alguna de estas transiciones que te resulte especialmente dificultosa?

B-C: Interpretativamente no. Una alimenta a la siguiente. En cuanto a la puesta, no es que me relajo totalmente y me cambio como si estuviera sola, tiene su "coreografía" por así decirlo, pero.... ¡Sí! Una en particular. Porque la anterior tiene más cambios de maquillaje que son totalmente necesarios, entonces puede distraerme el estar pensando si me ha quedado algo en el diente, por ejemplo, o si me lo he quitado por completo. El público no lo nota, o no es importante, pero a mi alguna vez me ha perturbado un poco. Es más sencillo maquilarse que quitarlo en este caso.

TdL: ¿Belén, cómo delimitaste estas cinco estereotipas de mujer?

B-C: Hace muchísimos años, hice junto a Jorgelina Vera un espectáculo llamado "Damas de Humor", que en principio se trataba de monólogos humorísticos de personajes sin relación entre ellos. Los años pasaron y "Damas de humor" se convirtió en un dúo que ofrecía diferentes espectáculos cada vez, ya que los seguidores nos pedían qué personajes o monólogos de los más de treinta que teníamos, querían ver la siguiente función. Cada una escribía los textos de sus propios personajes, y siempre resultaban una combinación perfecta para el que había escrito la otra. Era un desafío maravilloso. De hecho, cada personaje tenía su idiosincrasia, su historia de vida... Estos cinco personajes que hago hoy en día, son fruto de esos personajes de Damas de Humor, pero con monólogos diferentes. Son absolutamente diferentes entre sí. Excepto porque todos te harán reír.

TdL: ¿Podrías darnos 3 adjetivos para cada una de tus "mujeres"?

B-C: ¡Que buen ejercicio! A ver...
Pili: atrevida, egocéntrica, ignorante.
Beatriz: depresiva, envidiosa, sencilla.
Rosita: negadora, sarcástica, tenaz.
Cata: inocente, feliz, picara.
Hermana Antonieta: autoritaria, discriminadora, violenta.

TdL: ¿Has notado alguna diferencia significativa entre el humor de tu tierra y el humor Español? ¿Ha tenido repercusión a la hora de adaptar la obra?

B-C: He modificado lo básico y necesario para ser comprendida. Nada más. "auto" por "coche" o "shopping" por "centro comercial" y esas cosas. Nada de lo profundo del contenido. Aunque he tenido que quitar una sección que a mí me encantaba, donde improvisaba con el público sobre algo en particular, porque no domino ese tema en España, y es necesaria una base de información muy fuerte para encontrar remates humorísticos inmediatos sobre determinada materia.

Llegué a Madrid hace tan solo unos meses, y he realizado algunas presentaciones de monologo cómico, en las que noté que salvo diferentes acepciones en el vocabulario, el humor, si es bueno, es humor en todos lados.
Me preocupé mucho en la primera fecha que hice, fue en un espacio prestigioso de aquí, y sentí que no funcionó, o al menos no como yo estaba acostumbrada. Entonces me di cuenta que había sucedido porque estaba modificando demasiado para lo que yo consideraba que era adaptarme a Madrid y estaba incómoda.
En las siguientes presentaciones, modifiqué sólo cosas básicas para darme a entender y ahí sí, funcionó como yo esperaba.

Es que adaptarse a Madrid es hacer las cosas bien y ser uno mismo. Es una ciudad con una gran oferta teatral y muy buena calidad de cómicos. A la vez, es un crisol de culturas, lo que permite jugar mucho con el material. Especialmente quienes hacemos más que nada humor de observación.
Todos nos reímos en menor o mayor medida de Benny Hill, Monty Python o de Les Luthiers, si no entendemos el idioma es suficiente con la simple ayuda de un subtítulo. No estoy diciendo que yo sea como ellos, sino que el humor es mundial.

TdL: Muchísimas gracias por tu tiempo Belén, ha sido un placer tenerte con nosotros en esta fría tarde de enero. Nos vemos en tu espectáculo.

B-C: Nos vemos allí, espero que me sea difícil encontrarte, motivo de la multitud de personas amontonadas en la sala, al grito de "Queremos ver Estereotipas, con Belén Caccia".